El Estado aporta menos a las pensiones de los funcionarios.

5

Estaba previsto que la Administración ingresara el 0,5% del salarios de sus empleados y se ha quedado en el 0,3% por el recorte de gastos.

El Estado recortará este año su aportación a los fondos de pensiones de los funcionarios. La contribución prevista para 2011 era del 0,5% del salario de cada empleado integrado en un plan, pero la Administración la ha rebajado al 0,3%. Casi un millón de funcionarios cuenta con un plan de pensiones que recibe aportaciones de las diferentes administraciones: autonómicas, local y la general del Estado.

Desde 2004 y hasta 2009, la partida incluida en los Presupuestos Generales del Estado era del 0,5% de la masa salarial de los empleados públicos, pero ante la crisis y la necesidad de recortar gastos, los sindicatos y la Administración acordaron en la Mesa de la Función Pública modificar este porcentaje. Se fijó un calendario según el cual se rebajaba esta aportación hasta el 0,3% del salario en 2010 para volver a situarlo en el 0,5% en 2011 y elevarlo hasta el 0,7% en 2012, de forma que este último año se recuperase el terreno perdido.

Dificultades
Pero las dificultades de la economía no remiten y el Gobierno ha decidido no aplicar la subida prevista para 2011 desde el 0,3% al 0,5%. Esta iniciativa supone una vuelta de tuerca más y se une a la rebaja en la aportación que indirectamente supuso el recorte medio del 5% en el sueldo de los funcionarios.
La aportación de las todas las administraciones públicas a los planes de pensiones de sus empleados ronda los 150 millones de euros anuales y el patrimonio gestionado en estos productos es de uno 1.300 millones.

Aunque las administraciones pueden disponer de la partida incluida en los Presupuestos Generales del Estado, hay comunidades autónomas y administraciones locales que no han puesto en marcha este tipo de instrumentos de ahorro destinados a complementar las pensiones del sistema público. De los 2,5 millones de funcionarios, alrededor de un millón cuenta con un fondo de pensiones de empleo. Los organismos que promueven un plan pueden recibir en el momento de su constitución la partida que le hubiera correspondido desde 2004, año en que se habilitó por primera vez.

La fuerte crisis de liquidez de las administraciones, principalmente de las locales está provocando retrasos en el ingreso de las aportaciones a algunos planes que generan una deuda pendiente con el fondo.
Los planes de empleo mueven 31.238 millones de euros, repartidos entre 2,1 millones de partícipes. BBVA y La Caixa son las gestoras más activas.

Dónde invierte
El plan de pensiones más relevantes es el de los funcionarios de la Administración General del Estado, que cerró el año pasado con 605.432 partícipes tras la adhesión del Instituto Nacional de la Vivienda, Fundación Thyssen Bornemisza y la Comisión Nacional del Sector Postal.

En total agrupa a los empleados de 125 instituciones públicas. El Ministerio de Defensa y la Dirección General de la Policía son los que cuenta con un mayor peso por partícipes. El patrimonio del plan cerró el año pasado con 498 millones de euros.

El fondo está gestionado por Gestora de Previsión y Pensiones (GPP), filial de BBVA, participada por los sindicatos CCOO y UGT. El plan tuvo el año pasado una pérdida del 0,26%, aunque se anota una ganancia del 2,69% desde su creación en 2005. El 69,68% de su cartera está invertido en renta fija, y el 27,64% está en bolsa.

El fondo evaluará la propuestas que su gestora le realizará los próximos días para aumentar su inversión en activos emergentes a la vista de las jugosas rentabilidades que ofrecen. Esta propuesta se ha hecho extensiva a todos los planes que gestiona GPP, entre los que se encuentran los de Iberdrola, Repsol o el de los empledos del propio banco.

Generalitat
La creación del plan de los funcionarios fue el pistoletazo de salida para el resto de las instituciones públicas. Desde entonces, varios organismos han constituido un plan para sus empledos. El segundo mayor es de la Generalitat de Catalunya, gestionado por Vidacaixa, que acumulaba a finales del año pasado un patrimonio de 223 millones de euros y 234.245 partícipes.

El fondo de la Generalitat Valenciana, gestionado por Aviva, es el tercer plan, con 113.722 partícipes y 53 millones de euros. Ibercaja administra el fondo constituido por la Diputación d e Aragón. Su patrimonio asciende a 118millones y tiene 28.900 partícipes.