La Voz de Galicia. Hacienda cobra la llamada por pedir cita para la declaración de la renta

7

Emplea un 901, que tiene un coste superior al de un teléfono convencional. Foto:Pilar Canicoba

Ana Balseiro Madrid / La Voz, 06/06/2015.

Pagar a Hacienda en la declaración de la renta cuesta, pero pagar también por la llamada telefónica a la Agencia Tributaria (AEAT) para realizar trámites básicos como, por ejemplo, pedir la cita previa para presentar el IRPF, puede llegar a enfadar. Lo que podría ser un servicio gratuito tiene un coste añadido para el ciudadano, ya

La Voz de Galicia. 6-6-2015.

Pagar a Hacienda en la declaración de la renta cuesta, pero pagar también por la llamada telefónica a la Agencia Tributaria (AEAT) para realizar trámites básicos como, por ejemplo, pedir la cita previa para presentar el IRPF, puede llegar a enfadar. Lo que podría ser un servicio gratuito tiene un coste añadido para el ciudadano, ya que los números que Hacienda facilita son 901, es decir, de tarificación especial, con un coste compartido entre quien llama y quien recibe la llamada, y excluidos de la tarifa plana de las operadoras.

El pasado mes de marzo, el BNG presentó una pregunta en el Congreso para su respuesta por escrito relativa precisamente al funcionamiento de los números 901 de la Agencia Tributaria. Mostraban su preocupación por el hecho de que cualquier contribuyente, empresa o asesoría fiscal «tenga que abonar un precio encubierto por solicitar información tributaria básica, realizar una consulta, solicitar asistencia para cubrir formularios telemáticos tributarios, pedir certificaciones, iniciar la tramitación de impuestos que pueden ser previamente confeccionados por la Agencia (como el IRPF) o incluso solicitar una cita previa».

Porque en la página de la AEAT no existe información de ningún número convencional -gratuito- asociado al 901 de tarificación compartida y, además, Hacienda ya no atiende presencialmente en las oficinas a ningún ciudadano que no haya concertado previamente cita. Es decir, que las vías que le quedan son la telemática -a la que no toda la población tiene acceso ni tampoco formación- o la sorpresa en la factura telefónica.

El fisco dice que paga el coste

El Ejecutivo respondió el 7 de mayo a la pregunta de la diputada del BNG, Olaia Fernández Davila, asegurando que el coste de los servicios telefónicos -personal, infraestructura y establecimiento de llamada- para resolver dudas, hacer gestiones o pedir cita, «lo asume íntegramente la Agencia Tributaria». Pero no dice nada de los minutos necesarios para realizar el trámite.

Por ello, esta misma semana el Bloque ha formulado una nueva pregunta, haciéndose eco de las «quejas de diversas personas que efectuaron llamadas al número 901 para cuestiones relacionadas con sus declaraciones de la renta, y que comprueban ahora en sus facturas telefónicas que las llamadas se les han cobrado».

«Han utilizado un servicio público por el que han tenido que pagar. Así que no ha habido tal servicio público», sostiene Fernández Davila en el texto, en el que pregunta a la AEAT por qué no dispuso de teléfonos gratuitos para los contribuyentes y si no es un «engaño» hacerles pensar que marcaban un teléfono de atención de la Agencia Tributaria gratuito. Reclama explicaciones y se interesa por si Hacienda les reintegrará el dinero.

La situación no es nueva. El BNG lleva años denunciándola y, de hecho, en mayo del 2010 el Congreso aprobó una proposición no de ley dirigida a publicitar los números convencionales gratuitos asociados a los 901 y 902. Pero un lustro después, empresas privadas y Administración continúan sin cumplirlo.